¿Cómo ahorrar dinero con un estilo de vida sostenible?

¿Cómo ahorrar dinero con un estilo de vida sostenible?

Cuándo queremos ahorrar algo de dinero y echamos la vista al carrito de la compra pocas veces se nos ocurre cambiar ciertos hábitos o productos en vez de buscar lo más barato de lo que compras habitualmente. ¿Pero y sí todo esta en un cambio de mentalidad y de relación con lo que comemos?

La mayoría de la gente piensa que el camino a reducir el plástico nos va a hacer gastar más dinero, pero si te lo propones y te lo montas bien, no es así.

¡Quédate y te lo demostraré!

¿Cómo ahorrar dinero?

10 claves para ahorrar y ser sostenible al mismo tiempo

En el camino para reducir plástico y residuo de nuestra vidas debemos dejar atrás ciertos hábitos poco saludables y que, al cambiarlos, nos van a hacer ahorrar sin darnos cuenta. ¿Quieres saber cuáles son? Aquí te dejo mis 10 claves para conseguirlo.

1. No compres lo que no necesitas

¿Suena lógico y sencillo verdad? Pero ¿A quién no le ha pasado de ir a la compra y salir con la mitad de cosas que no necesitas y no tenías previsto comprar? Eso en definitiva y a la larga es lo que no nos deja ahorrar como quisiéramos, y ojo que no digo que no nos demos un capricho de vez en cuando. Y sí a eso le sumamos que la mayoría de esas cosas van envueltas o empaquetadas en plástico, ya tenemos dos razones para no comprarlas.

Mis dos trucos sencillos pero infalibles para ir a la compra y no caer en comprar por comprar son: ir con las ideas claras de lo que quiero revisando mi nevera y despensa antes y comprar comida con el estómago lleno, esto facilitará que no compres todo lo que se te antoje en el momento sólo por tener hambre. Y si estos dos trucos no te funcionan haz la regla de los 10 segundos: coge el producto, míralo y pregúntate durante 10 segundos si realmente lo quieres, a mi me funciona.

2. Menos supermercado y más tiendas de barrio

Otra de las claves importantes para el ahorro y para reducir plástico es ir a tiendas específicas para comprar (frutería, carnicería…). Evitarás comprar cosas no necesarias además de que al pagar el precio es menor que en el supermercado normalmente. Yo por ejemplo, voy una vez a la semana a la frutería y me gasto alrededor de unas 25€, frente a unos 40€ que me gastaría en el supermercado. Y que decir que a estas tiendas puedes ir con tus propias bolsas de tela o tuppers para reducir tu residuo a la vez que ayudas a un autónomo en su día a día.

Mira siempre el precio por kilo del producto y no el precio final, ahí te darás cuenta realmente que comprar productos como jamón o queso a granel en la charcutería muchas veces sale más barato que comprarlos en plástico en el supermercado.

3. Come comida real, no ultraprocesados

Últimamente no se deja de hablar de la comida ultraprocesada que en los últimos años hemos estado consumiendo, y es que cada vez somos más los que hemos dejado esos productos de lado ¿Por qué? Sencillo, no son nada buenos para nuestra salud y tampoco para el planeta, la gran mayoría de ellos vienen empaquetados en plástico y su producción supone una importante emisión de gases de efecto invernadero, además de que el precio de depende que cosas no es nada barato.

Es tan sencillo como volver a la comida de hace no tantos años, la comida que comían nuestros padres y abuelos. Pensad en esa generación y su buena salud.

Es hora de decirle adiós a los ultraprocesados y dejar de comprar tanta comida que no necesitamos, así ahorramos en dinero y mejoramos nuestra salud y dieta.

4. Agua del grifo, no más botellas de plástico

Conozco mucha gente que todavía bebe agua embotellada por diferentes razones: porque lleva mucho cloro, o mucha cal, o directamente no les gusta el sabor del agua.

La solución es sencilla, dejar de comprar botellas de agua y pasarse a filtros de agua que nos harán ahorrarnos un dinerito y ahorrar al planeta más plástico innecesario.

Recuerda que por hacer un pequeño desembolso al principio no significa que gastemos más. Nos han preparado para pensar eso, es puro Marketing.

Hay una manera de filtrarla que nos ayudará a ahorrar durante el año y dejar de comprar botellas y botellas: el carbón activo de bambú. Este producto tan maravilloso nos sirve para purificar el agua que bebemos. Así de sencillo y así de fácil, aunque te preguntarás que opciones hay, te las cuento:

  1. Comprar barras de carbón activo de bambú que en una hora ya nos ha purificado el agua, basta con dejar una barra (reutilizable 3 meses) en un recipiente con agua.
  2. Comprar filtros para el grifo de tappwater que sólo tienes que elegir que tipo de filtro necesitas para tu grifo e ir cambiando los filtros interiores cada 3 meses, y te saldrá agua purificada directamente del grifo.

Sí no me crees en cuanto al ahorro, te dejo una calculadora de ahorro de agua si te pasas a tappwater.

5. Cocina de aprovechamiento

Esta regla tan sencilla y que a veces la pasamos por alto. Hay muchos alimentos que tiramos porque creemos que no sirven, o muchas veces pensamos en ir a la compra sin terminar lo que tenemos en la nevera.

¿Sabías que las hojas verdes de los puerros también se comen y que el tallo del brócoli nos sirve para hacer una salsa? Y como esto, muchas cosas.

Cuando la nevera este empezando a estar vacía, usa tu imaginación y crea platos nuevos con lo que tienes ya en casa, y presume con tus amigxs o familiares de tus dotes culinarios.

Si no se te ocurre nada tienes una app para el móvil que se llama Noodle, que con ponerle los ingredientes que tienes por casa, te da ideas de recetas ricas y saludables.

6. Investiga tiendas a granel

comprar a granel

Cuando pensamos en ir a comprar a una tienda de granel, normalmente la idea que tenemos es que comprar ahí va a ser caro. Y bueno, en parte sí ¿Por qué? Te lo explico muy fácilmente.

La mayoría de productos que compramos en el supermercado como arroz, garbanzos, pasta y demás vienen de países como Estados Unidos, Perú, Chile, es decir, de la otra parte del mundo. Sin embargo en las tiendas a granel normalmente son productos locales o nacionales que no pueden hacer frente a los precios de los supermercados para poder sobrevivir.

Pero no te preocupes que ya cada vez más, los precios se han equilibrado. Sólo tienes que investigar un poquito en las tiendas a granel que tengas más a mano y te darás cuenta que el precio cada vez está más igualado. A mi me prima más pagar 1€ más el kilo de garbanzos sabiendo que me estoy comiendo uno de Salamanca o de mi propia provincia, la huella de carbono también importa en nuestro futuro. Pienso que ese euro que me gasto ahora, me lo ahorraré en un futuro donde nos falten cosas por no cuidar del medio ambiente.

Investiga precios, yo ya lo hice en varios supermercados y tengo un regalito para ti, una lista de los productos más básicos y el precio más bajo que encontré. Te la dejo para que puedas comparar con tus tiendas de granel más cercanas y te decidas a que quieres comprar ahí, recuerda que no tienes que empezar comprando todo a granel, y que cada pequeño paso cuenta.

7. Consume menos carne, gasta menos dinero

Los seres humanos realmente no necesitamos comer carne tanto como estamos acostumbrados generalmente. Y es que, el pensar que es algo de primera necesidad es lo que nos impide cambiar de perspectiva.

El precio de la carne y el pescado es elevado, por lo tanto, cuánto menos carne compramos, más ahorramos.

¿Sabías que el ser humano con una vez a la semana de comer carne y pescado ya es suficiente? Incluso un par de veces al mes. Otros alimentos como la leche, los huevos o las legumbres nos dan lo que necesitamos para vivir.

La industria cárnica es una de las más contaminantes del mundo, además de que como no me gusta nada como funciona hoy en día. ¿Mi solución? Plantarme frente a la compra de carne y comprar poco, en carnicerías y lo más sostenible posible. Los días de comprar carne envasada en el supermercado ya no existen para mi.

8. No compres servilletas de papel

Si hay algo en lo que podemos dejar de gastar dinero y cuidar al planeta a la vez, esto es cambiar las servilletas de papel por servilletas de tela.

Este pequeño gesto nos puede llegar a ahorrar mínimo unos 20€ al año. Frente a utilizar servilletas de tela que podemos meter a lavar en nuestra colada habitual, sin gastar agua de más por lavarlas. Y de paso ayudamos al planeta dejando de darle residuos que no son biodegradables y que además vienen envueltos en plástico.

9. Vende y compra de segunda mano todo lo que puedas

Cada vez esta más de moda las aplicaciones como Vinted o Wallapop, o los grupos de Facebook de segunda mano, Y es que, yo soy muy fan de esto. Comprar ropa o productos que ya tienen una historia y darle una segunda vida, o lo mejor, vender cosas que ya no quieres y que las tienes guardadas ocupando espacio y además sacarte un dinerillo extra ¡Me encanta!

Sólo tienes que sacar una foto y ponerle precio, y por ejemplo en Vinted el comprador paga el envío y a ti te llega la etiqueta que le tienes que poner al mandar el producto y listo, ¡es súper cómodo! Yo ya he vendido un par de cosas y aunque parezca la del anuncio ¡no! Nadie me patrocina, sólo que me gusta de verdad. Si queréis mirar que cositas tengo por Vinted mi perfil es sannthings.

10. Utiliza un sólo jabón para todo

Cuando hacemos la lista de la compra del súper y apuntamos:

  1. Champú
  2. Gel de ducha
  3. Jabón de manos
  4. Lavavajillas
  5. Detergente lavadora
  6. Multiusos

¿No os parece cómo demasiadas botellas de plástico que duran bien poquito? Sí dejamos de comprar todo esto y sólo compramos un jabón, ahorraremos a la vez que nos libramos de los tóxicos en cuerpo y casa. Y tan solo hay que dedicarle un rato de nuestro tiempo.

Ahora imagina un sólo jabón que nos sirve como champú y gel a la vez que para hacer nuestros propios productos de limpieza (detergente lavadora, multiusos, lavavajillas…). No es una broma no, pásate por este apartado de mi web donde te lo cuento mejor y además tienes todas las recetas gratis para poder hacerlo todo en menos de una hora.

Beneficios de una vida saludable

Pasarse a un estilo de vida sostenible y ahorrar a la vez parece un deporte de riesgo. Pero con estos consejos y trucos el camino empieza siendo más fácil. Y es que una vez que empiezas pasan dos cosas: que ya no hay vuelta atrás y que te das cuenta que quitando ciertas cosas ahorras más de lo que pensabas. Todo esfuerzo tiene su recompensa.

Para mi los beneficios son varios. Primero el amor propio que obtenemos por cuidar de nuestra salud a la vez que tenemos la intención de cuidar al planeta, porque todo va de la mano. Pero no sólo eso si no que como ya he dicho acabamos ahorrando de una manera u otra, y eso se ve recompensado en algún viajecito o en algo que llevabas tiempo queriendo comprar, los caprichos los valoras más.

Si quieres ver todavía más consejos descárgate esta guía que tienes justo abajo.

¡Feliz vida y Manos al Mundo!