¿Por qué reducir el consumo de plástico?

¿Por qué reducir el consumo de plástico?

A menudo vemos noticias sobre el problema que tenemos en el mundo con el uso excesivo de plástico. Pero ¿realmente somos conscientes de ello?

Yo empecé a investigar gracias a vivir en un país donde el reciclaje todavía esta muy atrasado, y me daba mucha pena no poder reciclar como lo hacía en mi país.

Y vaya como cambió mi perspectiva, tanto que me dí cuenta de que reciclar no era la opción, y que reducir el consumo de plástico sí que lo era.

Ahí os dejo varias razones por las que cuidar al medio ambiente, nuestro hogar.

¿Por qué el plástico es tan malo?

Este material que tan cómodo y habitual nos parece, trae a escondidas muchas razones por las que deberíamos de reducir su uso.

El principal problema es el uso que le damos al plástico, usar y tirar, el consumo de un solo uso. A continuación te cuento 7 razones por las que deberías de reducir el consumo de plástico.

1. Cuidar el medio ambiente

Si, si… Eso que llevamos oyendo varios años ya, y que suena tan lógico. ¿Sabéis que muchos pescadores aseguran que pescan más plástico que peces en el mar?

Y no sólo eso, si no que los peces acaban alimentándose de plástico, y como consecuencia, nosotros si comemos pescado, también.

Sólo tenemos que darnos cuenta, de que por ejemplo, si compramos cualquier pescado, muy probablemente, estemos consumiendo plástico. ¿Es eso lo que queremos?

2. No se recicla todo lo que se consume

¿Sabías que somos incapaces de hacer frente a todos los residuos plásticos que se generan? Sólo se recicla el 9% de 9000 millones de toneladas que se producen en el mundo.

Es decir, que tal y como consumimos plástico hoy en día, no damos abasto al reciclaje. Además de que, en el caso de nuestro país, Ecoembes es una empresa privada con intereses económicos, y a mi parecer, nada fiable. Sí quieres saber más acerca de este tema, te dejo un vídeo muy interesante de 3 minutos aquí.

3. El plástico se convierte en microplásticos

Este es uno de las temas más importantes a la hora de reducir plástico.

Si analizamos bien la palabra microplásticos, el propio nombre nos indica que va a ser muy difícil su eliminación. El plástico con el paso del tiempo se fragmenta en partes cada vez más pequeñas, no desaparece.

Os podéis imaginar las consecuencias ¿verdad? Todo ser vivo acaba comiendo plástico todos los días, sigue leyendo y profundizamos.

4. La mayoría de envases de comida son tóxicos

Cualquier alimento que vaya envuelto en plástico puede llegar a contener microplásticos que luego comemos con la comida. Pero aún más peligrosos son los envases típicos que nos dan en restaurantes de comida para llevar o que compramos nosotrxs para transportar comida.

Esos envases están hechos de una material llamado espuma de poliestireno que contiene sustancias químicas cancerígenas (estireno y benceno), altamente tóxicos, que acaban con facilidad en nuestra comida y bebida.

Para reconocer el envase, son de esos típicos que te dan en un kebab con las patatas, de los que pinchas el tenedor y se hunde. Pero tenemos que tener en cuenta que cualquier envase de plástico, en contacto con el calor, va a desprender microplásticos.

5. Las personas ingerimos plástico todos los días

¿Sabías que una persona de media come el equivalente a una tarjeta de crédito en plásticos a la semana? Sí, has leído bien. El consumo de microplásticos es tan preocupante como esto.

Estos microplásticos, al ser tan difícil su limpieza acaban en el océano, además de en cosas tan comunes como el agua que sale del grifo o la propia sal que echamos todos los días a nuestra comida. Imaginaros lo importante que es parar esto.

6. Nos cuesta mucho dinero consumir plástico

A Europa la limpieza de costas y playas le cuesta alrededor de 630 millones de euros al año.

Pensad en todo lo que se puede hacer con ese dinero en todo Europa ¿no te parece razón suficiente para reducir el uso de plástico? Seguimos un poquito más, ya casi hemos terminado.

7. Biodegradable no es la solución

Últimamente, no se vosotrxs, pero yo veo algunas alternativas al plástico convencional que nos dan las grandes cadenas. Pero ¿realmente es la solución?

La palabra biodegradable significa que han cambiado el uso del petróleo por recursos renovables como el almidón de maíz o la caña de azúcar entre otros.

Lo biodegradable sigue siendo plástico que:

  1. Solo se degrada a altas temperaturas, no naturalmente
  2. Hace falta la mano del hombre pata su degradación
  3. No se puede reciclar con el plástico convencional

Entonces ¿Cuál es la solución al consumo de plástico?

Ya hemos visto la magnitud del problema del consumo de plástico y las razones para empezar a reducirlo.

Pero ahora viene la gran duda ¿Cómo lo hacemos?

Realmente empezar a reducir plástico no es fácil, sobre todo, depende mucho del ritmo de vida que llevemos y de la importancia que le queramos dar.

Pequeños gestos como el de llevar tus propias bolsas al supermercado, coger la fruta y la verdura a granel en vez de en pack o sustituir alimentos envueltos en plástico por vidrio, traen grandes resultados.

Si no sabes por donde empezar y quieres conocer las reglas básicas de los que queremos cuidar el planeta, pásate por la sección de la regla de las 5R.

Y sobre todo, si quieres saber que alternativas al plástico tenemos la gente normal, como tu y como yo, pasate por alternativas al plástico.

¡Ah! Casi se me olvida, aquí abajo te dejo un regalito que te puede ser muy útil, una guía totalmente gratuita, hecha por mí, con mucho cariño.

¡Espero que te guste!